Ayuntamiento de Luyego de Somoza


  :: Entrada : Luyego : Turismo : Remedios

Remedios

Descripción
Ramo
Historia
Leyenda

 

 

 

Leyenda

La devoción a la virgen de los Remedios aparece recogida en varios sitios, ya desde el siglo XIX. Aquí incluimos dos citas, una aparecida en la Enciclopedia de Madoz de 1850 y otro precioso pasaje que don Matías, el autor de "La Historia de Astorga", dedicó en 1909, al Santuario de los Remedios.

Nótese que para Madoz, el párroco de Luyego:

 "se encontraba a pique de perder la vista"

y 60 años después se cuenta ya que

 "este sacerdote había perdido la vista, sin que cuantos remedios humanos se le aplicaron bastaran a devolvérsela"

Enciclopedia Madoz (1850)

 " ... un santuario a 50 varas de la población dedicado a Nuestra Señora de los Remedios, en que se celebra una concurrida romería el segundo domingo de octubre; dura esta tres días, sábado, domingo y lunes: el edificio no merece particular mención, tanto por lo reducido, cuanto por su poco importante construcción: el día de la festividad se celebra la misa en las puertas de la iglesia, por el numeroso concurso que a ella asiste de la Maragatería, Valduerna y ribera del Órbigo; durante la misma y la procesión, son muchos los devotos que concurren con hábitos y velas encendidas; hay un capellán con renta suficiente para descargo de una misa todos los días festivos al rayar la aurora. Según tradición del país, el santuario, antes insignificante ermita, fue construido y aumentado por un párroco de Luyego, que hallándose a pique de perder la vista, la recuperó, encomendándose fervorosamente a nuestra señora. Desde entonces, dicen, data la celebridad de esta función o romería, donde se hacen mil ofrendas, y en la que se compran y venden los artículos del país, como en la mayor parte de los de nuestra España, que a la vez que funciones religiosas, son ferias concurridas."

Historia de Astorga (1909)

Nuestra Señora de los Remedios.- Venérase con gran devoción y mucha concurrencia en el pueblo de Luyego, a tres leguas de Astorga en dirección a la montaña del Teleno. La romería anual tiene lugar en el segundo domingo de Octubre, y su origen viene del siguiente suceso.
En el mencionado pueblo de Luyego vivía un sacerdote, ferviente devoto de la imagen que de antiguo se veneraba en una ermita de aquel lugar. Este sacerdote había perdido la vista, sin que cuantos remedios humanos se le aplicaron bastaran a devolvérsela. Perdida la esperanza de recuperarla, acudió con su fervorosa devoción a la venerada imagen y, según cuenta la tradición vulgar, alcanzó que la vista le fuese restituida, considerándose el suceso como un hecho milagroso.

Cundió la noticia por los pueblos circunvecinos, extendiéndose por el país, y aumentándose la devoción a la venerada imagen, y la devoción con las limosnas que los devotos ofrecían, contribuyó a que la pequeña capilla en que se veneraba se ensanchase un poco más, añadiéndose un camarín por la parte posterior, agrandándose más tarde la obra con dos navecitas laterales de gusto arquitectónico bastante raro, y de poca elevación.

La imagen, de gracioso y hermosísimo rostro (en mal hora retocada por una mano profana a la pintura), es de esbelta escultura y tamaño natural. No fue tallada para vestida, pero las maragatas, que no ven la hermosura de tan primorosa escultura sino a través de los adornos al estilo del país, la han vestido y compuesto de tal modo que ocultando la nobilísima, semi-divina figura de la Purísima Concepción, solo dejan al descubierto sus preciosas manos y su peregrino rostro.

 

Ermita de los Remedios
Ermita de los Remedios